< SERIE RETRATOS

"ALMAS ROBADAS" (2000)

< TEXTOS

DIARIO PÁGINA 12, AÑO 2000

VALERIA GONZÁLEZ

revés de leyenda

 

Revirtiendo la famosa leyenda, Mara Facchin pide a sus modelos que den vuelta la cara para poder "robar su alma". Lo importante de una persona, parece decir la artista, no se revela en el consabido repertorio de gestos sino en lo que yace oculto detrás de esas poses. Los ojos de los retratados no se entregan a la mirada inquisitiva y devoradora de la cámara fotográfica, parecen absortos en sí mismos, en una meditación introspectiva, en un mundo íntimo que la toma no invade.

La fotografía contemporánea se ha encargado de poner en  entredicho las posibilidades documentales y expresivas del retrato. Quizás el ejemplo extremo se ve en la serie de retratos idénticos e inexpresivos del alemán Thomas Ruff. Ruff logra que la pretensión de objetividad se muerda la cola. Deviene en un silencio apático: eliminada toda proyección emotiva del fotógrafo, no queda nada. El sujeto es una superficie impermeable a la mirada ajena.

Mara no quiere detenerse allí. Se vale de procedimientos digitales para desenmascarar aquello que la fotografía no puede mostrar: el registro de los sueños, de las emociones pasadas, de las mitologías y los ideales que transforman la mera realidad en experiencia de vida. Como flotando en el mismo espacio neutro que los personajes habitan, aparecen objetos que la artista ha añadido para abrir el retrato a una asociación simbólica. A una metáfora visual que restituye, a pesar del escepticismo circundante, al retrato como posibilidad de indagación psicológica. Y al amor como forma de conocimiento.

Mara Facchin © 2015

Diseño Web: Maite Guelerman