< ROCKOKO

"ROCKOKÓ" (2012)

< TEXTOS

FUERA DE CUADRO, DIARIO PERFIL, CULTURA / DOM 17.06.2012

LAURA ISOLA

Llena tu cabeza de Rockocó

 

 

La parodia moderna es, como sabemos, una refuncionalización de los procedimientos. Una vez que dejó atrás su pasado clásico y se liberó de cierto papel menor y burlesco, se transformó en el laboratorio de las formas, el entrecruzamiento de los discursos, la risa y el intercambio de los roles, según el teórico que le haya tocado desde el Formalismo ruso en adelante. Ese escenario desenfadado, entonces, es el que permite su realización plena. Como en Rockocó, el conjunto de  obras de Mara Facchin. Por un lado, la parodia le sirve para dar vuelta las categorías desde el título: entronizar lo marginal y marginalizar lo entronizado. Rock+rococó despliega la contundencia de un concepto que impregna a todas las piezas que, a su vez, juegan con esta doble vertiente. Lo bajo y lo alto pero, justamente, donde la artista quiere que ese pliegue suceda. Porque en su caso, el control de sus creaciones no está solo en la belleza y la acertada realización. Además, su pensamiento artístico, lo-que-está-por-detrás-de-la-obra, opera con eficacia. Por el otro, interviene al interior del sistema artístico con una libertad apabullante. Desde una instalación como homenaje a Spinetta  y hasta una calavera de vidrio con estrellas refulgentes, pasando por dibujos y cuadros digitales. Desde el rock como tema hasta la teoría del arte como recurso. Una imaginación original y subversiva. Que mezcla a Peter Capusotto con Bajtin para que el artificio sea captado ahí, ¡justo ahí!, cuando logra tener una nueva función.

Mara Facchin © 2015

Diseño Web: Maite Guelerman